La mayoría de las personas al preguntarles por cuáles son los síntomas de la Enfermedad de Alzheimer [en adelante, EA] nos dirían, con bastante probabilidad, problemas de memoria y, en menor medida, problemas de lenguaje y de orientación. Estas personas estarían en lo cierto. Los síntomas cognitivos más habituales de la EA son aquellos relacionados con la memoria y el lenguaje, entre otros.

En esta nueva entrada voy a hacer referencia a una sintomatología que sin ser tan prototípica como los problemas de memoria, no es por ello menos importante y, sin lugar a dudas, puede causar un importante impacto en la calidad de vida de la persona con EA y su entorno. Esta sintomatología hace referencia a las manifestaciones neuropsiquiátricas. Tal y como se puede observar en la fig. 1, la sintomatología neuropsiquiátrica [en adelante, SNP] hace referencia a todas aquellas manifestaciones psiquiátricas y/o conductuales que afectan a la persona con EA.

fig1

De acuerdo con Lyketsos et al. (2002), más del 80% de las personas con demencia sufrirán al menos un alteración neuropsiquiátrica desde el inicio de la alteración cognitiva. Diferentes equipos de investigación trabajan para definir qué sub-síndromes tienen mayor prevalencia en la EA, para definir su patogénesis y para mejorar su posterior tratamiento. Desde esta línea se puede señalar el trabajo encabezado por Pauline Aalten y cols. (2007) en el proyecto European Alzheimer Disease Consortium. En dicho proyecto se analizaron las SNP presentadas por 2.354 personas con EA de 12 centros europeos distintos. Los resultados indicaron que existen cuatro sub-síndromes dentro de las SNP: grupo uno, llamado “hiperactividad”, que englobaría alteraciones como la agresividad, la desinhibición, la irritabilidad, la conducta motora errática y la euforia. Grupo dos “psicosis” donde encajarían alteraciones como alucinaciones, delirios y trastornos del sueño. Grupo tres “afectivo” representado por depresión y ansiedad. Y, finalmente, grupo cuatro “apatía” donde aparece la propia apatía y los trastornos del sueño. La frecuencia de los grupos fue la siguiente: Apatía (65%), Hiperactividad (64%), Afectivos (59%), y Psicosis (38%). En 2012, Sheung-Tak Cheng y cols. publicaron un modelo muy similar al de Aalten. Similar en cuanto a que describen cuatro grupos y éstos estarían definidos por los mismos sub-síndromes pero con algunas diferencias en su configuración. Por ejemplo, señalan un grupo llamado “conductual” con alteraciones como agresividad, desinhibición, irritabilidad y conducta motora errante. Un segundo grupo denominado “psicosis” con alteraciones como alucinaciones y delirios. Un tercer grupo llamado “alteraciones del estado de ánimo” representado por alteraciones como la depresión, la ansiedad, los trastornos del sueño y del apetito, y la apatía. Finalmente un último grupo llamado y representado por “euforia”. Los grupos más frecuentes fueron: Conductual (72%), Alteraciones del estado de ánimo (69%), Psicosis (45%) y Euforia (6%). Como punto débil de este trabajo se ha de señalar que la muestra es menor que el trabajo de Aalten y cols., 224 personas de Hong-Kong. A pesar de ello resulta interesante al compartir, en gran medida aunque con matices, una estructura de cuatro grupos de sub-síntomas neurospsiquiátricos. (Véase fig. 2 para la comparación).

2

En un meta-análisis reciente (Zhao et al., 2016), se analizaron estudios publicados entre 1990 y 2014 sobre SNP en la EA. Tal y como puede verse en la figura 3, la apatía es el sub-síndrome más prevalente, seguido de alteraciones como la depresión, la agresividad y la ansiedad. Por otro lado, la euforia, las alucinaciones y la desinhibición fueron los sub-síndromes menos prevalentes.

3

En este mismo estudio se lleva a cabo un análisis estadístico llamado meta-regresión. Para el sub-síndrome más prevalente, la apatía, las variables que más influencia pueden tener en su presencia son dos: El nivel educativo y la severidad del deterioro cognitivo. De esta forma, personas con nivel educativo más bajo, mayor severidad de la alteración cognitiva, serían más propensas a desarrollar el sub-síndrome de apatía. Algunos estudios previos ya han señalado la influencia de la severidad del deterioro cognitivo sobre la apatía (Zhao et al., 2012) y en general sobre otros sub-síndromes (Cheng et al., 2012).

Todos los datos recogidos apuntan a que las SNP son muy frecuentes en personas con EA. En algunos casos con prevalencias del 50%, como en el caso de la apatía. Pero, ¿qué impacto tiene la presencia o no de SNP en el deterioro cognitivo y funcional de la persona con EA?

A fin de no sobrecargar de información esta entrada en el blog, voy a dividir en una serie de entregas los contenidos de esta temática. En la próxima entrada se analizará el impacto de las SNP sobre las personas con deterioro cognitivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR